Tom Clancy’s Splinter Cell Blacklist | Análisis
More Images
Follow Desarrolla: Ubisoft
Género: Acción
Idioma: Español
X360, PS3, WiiU
PEGI 18

Tom Clancy’s Splinter Cell Blacklist | Análisis

Site Score
8.5
Good: Adictivo y retador, ofrece grandes dosis de tensión sin caer en lo desesperante.
Bad: Al motor Unreal, como a Sam Fisher, se le ven ya las patas de gallo.
User Score
7.0
(1 votes)
Click to vote
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)

Acción y adicción como en los buenos tiempos

No han sido pocas las discusiones que he mantenido acerca de si juegos como Super Meat Boy o Demon’s/Dark Souls merecen las astronómicas puntuaciones que gran parte de la crítica les concedieron en su momento. Mi argumento era, y sigue siendo, que un juego no tiene que ser desesperante para resultar retador y divertido. En el momento en que la frustración asciende a un nivel capaz de transformar tu disfrute en cabreo, deja de ser un buen juego.

En Splinter Cell Blacklist nuestro personaje combina habilidades de superespía con las de un soldado profesional.

Cierto es que ese “umbral del dolor”, como en la vida real, puede ser distinto para cada persona, pero también es necesario tomar como vara de medir valores estándar que no se salgan de la escala, ni por arriba, ni por abajo. La mayor parte de los juegos solucionan este problema proporcionando distintos niveles de dificultad. Sin embargo, no parece haber un acuerdo sobre dónde situar el nivel “normal”. Para mí, todos los juegos deberían estar programados para disfrutarse al 100% en dicho nivel. Los niveles fácil y difícil deberían reservarse para los muy pusilánimes, y para los muy masoquistas.

Todo esto viene a cuento de cómo Splinter Cell Blacklist consigue ser un juego bastante desafiante en dificultad normal y, pese a todo (o gracias a lo cual), ha logrado engancharme de la forma en que me ha enganchado. Lo cierto es que este título pertenece ese selecto club de juegos en los que hace falta insistir en los niveles para memorizar las acciones que funcionan y las que no, recordar la estructura del nivel, los patrones de los enemigos y mejorar en tus estrategias, poco a poco, hasta lograr superar la fase. Es una sensación como hacía bastante que no tenía, y solo por ello Splinter Cell Blacklist merece una especial consideración.

El síndrome del Madelman

En cuanto al apartado técnico, este va a ser un análisis más bien cortito. Probablemente lo que más sufre, especialmente en comparación con otros juegos como Tomb Raider, son los modelos de los personajes: no pueden librarse de ese aspecto taaan plasticoso que nos ha acompañado a lo largo de la actual (aunque afortunadamente, no por mucho tiempo) generación de hardware.

Splinter Cell Blacklist_Sam FisherLa captura de movimientos es correcta, sin más, y probablemente donde más luce el trabajo de los grafistas es en los decorados y efectos especiales. El tratamiento de la luz está especialmente cuidado, no en vano forma parte esencial de la jugabilidad en sí, y el diseño conceptual de los niveles, incluyendo la elaboración de los mapas (tanto para el modo en solitario/cooperativo como multijugador), es sobresaliente.

Y es que las herramientas gráficas actuales, en especial el tan explotado motor Unreal, dan para lo que dan, y a estas alturas de la película el cuerpo como que te pide más. En conjunto, la nota se queda en un notable alto con la sensación de que el juego podría haber dado incluso para un poquito más.

Completemos el comentario sobre el apartado artístico mencionando la música, muy al estilo Splinter Cell de toda la vida, que reacciona dinámicamente a las situaciones de tensión y combate y que resulta todo lo atmosférica que necesita ser. Sin embargo, no deja de ser una banda sonora muy genérica, sufriendo de cierta falta de personalidad propia. Y con respecto a la sonorización en español, es impecable; se nota que ha sido realizada con verdadero oficio.

Muchas luces y algunas sombras

Irónicamente en un juego donde la ocultación forma parte esencial del éxito, en cuanto a diversión el juego brilla a gran altura. Lástima que el argumento sea tan sobado y poco interesante; de hecho, es el uso de este tipo de elementos tan genéricos -me cabo de acordar de otro, la inteligencia artificial tipo estándar de los enemigos- los que acaban perjudicando la nota de Splinter Cell Blacklist en prácticamente todos sus apartados.

Los ángulos de cámara y el control del personaje son buenos en general, y permiten que nos desenvolvamos por los escenarios con bastante eficacia. Solo a veces los notaremos algo torpes, especialmente cuando estamos parapetados e intentamos apuntar a alguien… y sólo apuntamos al muro o la valla que tengamos delante. En estos casos, el juego nos fuerza a variar de posición de forma injustificada cuando en otros lugares parecidos podremos realizar la misma acción sin ningún impedimento.

Otro aspecto que podría haberse mejorado es nuestro arsenal de dispositivos y armas de fuego. Poco a poco podremos ir adquiriendo nuevos gadgets y armamento, que podremos personalizar con diferentes mejoras. Pero no tiene mucho sentido que algunas de las mejores armas estén disponibles desde muy pronto en el juego, y otras, que se ofrecen a precio de oro en el mercado negro, acaben por resultar tan solo levemente superiores, iguales o incluso peores. Más bien parece una excusa para permitir al jugador que vaya gastando sus ganancias en las misiones en cosas que, al final, tampoco supondrán una grandísima diferencia en la partida. Quizá hubiera sido mejor optar por un esquema clásico en el que cueste más desbloquear nuevas armas, pero estas sí supongan una gran mejora con respecto a las precedentes.

Jugar las misiones en modo cooperativo ofrece nuevas opciones que se suman a las de un solo jugador.

Pero el juego contiene los suficientes elementos sobresalientes como para cautivar nuestra atención durante muchas horas. La dificultad está muy bien calibrada, los escenarios son variados y cada uno supone retos distintos. Los desafíos cooperativos, aunque no son imprescindibles para completar el juego, sí son un buen toque de distinción con respecto a otros juegos de acción, y además son jugables en local, es decir, a pantalla partida, con lo que los codazos en las costillas cuando la cagas y expones a tu compañero están asegurados.

No abundaré demasiado en el modo multijugador, ya que un juego de esta naturaleza tampoco invita a grandes innovaciones en este apartado. Básicamente se trata de un modo dominación en que un equipo de espías compite contra un pelotón de mercenarios. Los espías pueden esconderse en las sombras, alcanzar posiciones elevadas u ocultarse en túneles y respiraderos para ejecutar por la espalda a los enemigos, mientras que los mercenarios son básicamente tanques capaces de cargarse a los espías prácticamente de un solo balazo. Los jugadores del equipo espía deben hackear tres terminales de datos en cada nivel durante la primera ronda, y los mercenarios tienen que impedírselo. En la segunda ronda los jugadores cambian de bando, y gana el equipo que más hackeos consiga completar.

En conclusión, es una lástima que la falta de originalidad de algunos aspectos del juego y el inevitable desgaste de un motor gráfico al que no le queda nada por dar, impidan a este Splinter Cell Blacklist alcanzar el sobresaliente. Sin embargo, su adictividad y su indudable categoría dentro de la generación actual le permiten alcanzar sin ningún problema un merecidísimo notable alto. Un juego recomendado a todo tipo de amantes de los juegos de acción con un toque de estrategia y grandes dosis de tensión.

Web oficial: http://splintercell.ubi.com/blacklist/es-ES/home/index.aspx

GRÁFICOS
SONIDO
DIVERSIÓN

J.M. Artés
J.M. Artés es el creador de VeoPíxeles.com. Periodista científico y cultural, es amante del cine fantástico, las series de TV, el rol y los videojuegos. Actualmente ejerce a tiempo completo de escritor freelance y de orgulloso papá de un precioso niño llamado Leo.
J.M. Artés

@jotaemeartes

Escritor y periodista. Concejal de Comunicación y Tecnología en el Ayuntamiento de Arroyomolinos, Madrid.
RT @Desmitificador_: En el siguiente HILO voy a analizar las denuncias falsas por violencia de género. A raíz del ascenso de VOX todos los… - 15 horas ago
J.M. Artés
J.M. Artés
Portfolio

No Comments

Leave a Reply