Puppeteer | Primer contacto

Puppeteer | Primer contacto

De la mezcla del teatro de títeres con el tradicional kabuki japonés surge Puppeteer, un juego de plataformas que sorprende y cautiva desde sus primeros compases.

Coge lo mejor de Little Big Planet, mézclalo con el glorioso Rayman Origins, y te empezarás a acercar a lo que el Japan Studio de Sony nos propone con este asombroso Puppeteer: un juego de plataformas en 3D que cambia literalmente cada 5 minutos, y que me ha dejado impresionado por lo impecable de su ejecución técnica y artística.

Francamente, no creo que haya ningún otro título que actualmente pueda comparar su propuesta con la de Puppeteer: tomar como base el juego de plataformas tradicional para ir desplegando ante nuestros ojos una historia fantástica a través de un siempre cambiante teatro de marionetas.  Pero lo mejor es que la apuesta no se queda en un mero envoltorio, ya que tanto las mecánicas de juego como el control preciso del protagonista pintarán una sonrisa permanente en vuestras caras durante todo el tiempo que lo estéis jugando.

Si crees que LBP era bonito…

Una de las cosas que más me han gustado de mis primeros minutos con Puppeteer es lo cuidado de su diseño artístico. Si Little Big Planet nos cautivó con sus muñecos de tela de saco y sus escenarios troquelados, Puppeteer hace lo propio con los títeres de madera y con decorados que se desplazan y se trasforman como animados por una voluntad invisible. La voz del narrador nos acompaña incluso en el menú principal del juego, y nos invita a participar en las aventuras y desventuras de Kutaro, un niño transformado en marioneta por la voluntad del avieso Rey Oso Luna.

Dynamite Headdy

Dynamite Headdy fue uno de los principales referentes para Gavin Moore a la hora de crear Puppeteer.

Y si piensas que Kutaro, un muñeco de madera al que podemos cambiar la cabeza (y hay muchísimas cabezas por descubrir en el juego), o un monstruoso oso que reina en la luna son los dos únicos personajes extravagantes de este juego, piénsatelo dos veces. De hecho, el juego transpira esa descabellada locura japonesa presente en juegos como Parodius: gatos piratas, barcos pingüinos, chicas bailando el can-can… El propio Gavin Moore, creador de Puppeteer, ha identificado al juego de Konami y a Dynamite Headdy como las dos influencias más directas a la hora de diseñar este juego.

Más de 15 horas me quedan de este Puppeteer, y eso sin contar lo que me va a llevar conseguir todas las cabezas y desbloquear todos los secretos y minijuegos. Y os aseguro que, si ahora mismo no estáis jugando a esto, os estáis perdiendo 15 horas de auténtico disfrute, solo o en compañía de un afortunado segundo jugador.

J.M. Artés
J.M. Artés es el creador de VeoPíxeles.com. Periodista científico y cultural, es amante del cine fantástico, las series de TV, el rol y los videojuegos. Actualmente ejerce a tiempo completo de escritor freelance y de orgulloso papá de un precioso niño llamado Leo.
J.M. Artés

@jotaemeartes

Escritor y periodista. Concejal de Comunicación y Tecnología en el Ayuntamiento de Arroyomolinos, Madrid.
RT @CiudadanoVille: Encuesta @SociometricaEs en @elespanolcom: PSOE 25’8% Cs 23’1% PP 22’6% Podemos&cía 16’5% Trabajamos para deshacer es… - 2 horas ago
J.M. Artés
J.M. Artés
Portfolio

No Comments

Leave a Reply