Llega la fiebre del vinilo

Llega la fiebre del vinilo

¿Qué ha crecido un 750% desde 2008? Por increíble que parezca no son los precios o el índice de idiocia de nuestros políticos, sino ¡las ventas de discos de vinilo!

Así lo apunta un informe de Amazon en el que se pone de manifiesto su habilidad para impulsar las ventas de un formato que, pese al predominio de las descargas, hoy sigue vivito y coleando.

De hecho, Amazon ha sabido capitalizar la tecnología digital para impulsar más si cabe las ventas de discos físicos, gracias a un servicio llamado AutoRip. El funcionamiento de AutoRip es muy sencillo: compra un vinilo (o un CD) con AutoRip, y podrás descargar gratis sus canciones en formato MP3 a 256 Kbps. Amazon asegura que los discos de vinilo con AutoRip registran un 62% más de ventas que los que no ofrecen este servicio.

Acerca de las ventas de vinilos en Amazon

Amazon proporciona datos en esta infografía acerca del aumento de las ventas de discos de vinilo en la última década y sobre los gustos de quienes los compran.

Dado que para digitalizar un disco de vinilo es necesario contar con un dispositivo especial, es lógico que AutoRip sea un servicio tan popular y que anime a los consumidores a comprar más discos de vinilo. Sin embargo, ¿cómo explicar la descomunal expansión del vinilo de 5 años para acá?

El motivo parece derivarse, en parte, del auge de la cultura hipster (y cito de la Wikipedia: “Christian Lorentzen de Time Out New York argumenta que el «hipsterismo convierte elementos auténticos de todos los movimientos alternativos de la posguerra -beat, hippie, punk, post-punk y grunge- en fetiches», se inspira en el «acervo cultural de aquellas etnias que aún no han sido asimiladas» y «lo regurgita con un guiño nada auténtico»). Pero también existe un motivo técnico que los auténticos melómanos aprecian por encima de la comodidad de lo digital: la música suena mejor en vinilo, punto.

Puede parecer contraintuitivo el hecho de que un soporte musical cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX pueda ofrecer mejores resultados que cualquier soporte digital, especialmente si tenemos en cuenta que los vinilos son susceptibles al deterioro, lo que introducirá durante la reproducción ruidos indeseados (resultan inconfundibles los clics de la aguja de un tocadiscos al seguir los surcos de un disco con algo de polvo o pelusa en su superficie).

Sin embargo, la experiencia de escuchar un disco de vinilo y luego hacer lo propio con la versión en CD es como ver Avatar en una sala IMAX o hacerlo en una TV en blanco y negro de 14 pulgadas. Bueno, quizá me he pasado con la analogía, pero tú ya me entiendes: nada que ver. ¿Por qué, pues?

¿Por qué un vinilo suena mejor que un CD?

Aunque la respuesta puede llegar a ser relativamente compleja, ya que intervienen conceptos técnicos como el rango dinámico o la compresión, la explicación simple queda perfectamente clara en la imagen adjunta, en la que vemos superpuestas las señales de audio producidas por un CD, un DVD de audio y un disco de vinilo.

Comparación entre CD-DVD de audio y vinilo.

Fuente: HowStuffWorks, http://j.mp/18my8uz.

El gráfico muestra cómo ni los DVD, ni por supuesto los CD, pueden reproducir a la perfección la forma de onda de una grabación analógica. Observad lo burda que es la “reproducción” de una señal analógica de 10 kHz usando el estándar CD, y cómo incluso un DVD, que posee una calidad unas 4 veces superior en términos de tasa de muestreo, únicamente es capaz de producir una aproximación de baja resolución a la forma de onda original.

Cuanto más diferentes sean las formas de las señales con respecto a la onda analógica original, más información sonora se habrá perdido por el camino. Si pensáis que muchos archivos MP3 proceden a su vez de CD, y que dichos archivos utilizan un formato de compresión con pérdida de información, imaginaros lo diferentes que pueden llegar a sonar una canción en un disco de vinilo y su correspondiente archivo digital descargado de quién sabe qué pozo infecto de Internet.

En próximos artículos abundaré en formatos de música digital sin pérdida de calidad (como por ejemplo el ALAC, el FLAC o el APE), y en los equipos ideales para reproducir esos viejos vinilos que solo esperan una segunda oportunidad. Por el momento, os remito a un interesante artículo-entrevista en el blog de NPR donde se abunda en los conceptos de rango y compresión dinámicos, y se habla de otras muchas diferencias entre los soportes de audio digitales y un disco de vinilo.

http://www.npr.org/2012/02/10/146697658/why-vinyl-sounds-better-than-cd-or-not

J.M. Artés
J.M. Artés es el creador de VeoPíxeles.com. Periodista científico y cultural, es amante del cine fantástico, las series de TV, el rol y los videojuegos. Actualmente ejerce a tiempo completo de escritor freelance y de orgulloso papá de un precioso niño llamado Leo.
J.M. Artés

@jotaemeartes

Escritor y periodista. Concejal de Comunicación y Tecnología en el Ayuntamiento de Arroyomolinos, Madrid.
RT @carrizosacarlos: Hemos estado en la Conselleria de Interior para exigir que retiren los símbolos partidistas excluyentes. Ni el Consell… - 3 días ago
J.M. Artés
J.M. Artés
Portfolio

No Comments

Leave a Reply